29 may. 2011

Acabo de cumplir cuarenta años...




Hoy he cumplido cuarenta años, si cuarenta.
Parece ayer, cuando era aun una adolescente de quince años, con miles de sueños y planes sobre mi futuro. No voy a decir que no he cumplido algunos de mis sueños  y planes, porque si lo hiciera, mentiría.
Estoy casada, y tengo un niño.
Conocí a mi marido en la Universidad, estaba en mi mismo curso, era el típico chico guaperas, listo y cabezota, como la mayoría de ellos.
Al principio no le hacía nada de caso, hasta que mandaron hacer un trabajo, era en parejas y como no, me toco con él.
Después del trabajo, seguimos viéndonos y conociéndonos, acabamos saliendo, y con el tiempo nos casamos y aquí estamos, tal y como nos conocimos.
A menudo veo a mi familia, bueno cuando están en sus casas. 
Mis padres están todo el rato de viaje, ya que se lo han montado bien con la pensión. Mi hermana, bueno, tiene dos hijas y está casada, ha cambiado mucho, tanto que me sorprendo de lo que ha hecho el tiempo con ella, ahora está centrada en todo, y ha madurado mucho, pero bueno, si no hubiera madurado sería raro. Mi hermano Diego, ya tiene 25 años, está hecho un pillín, esta compartiendo un piso con sus amigos, aun no sé si tiene pareja o no, porque es muy reservado, pero si tiene ya se sabrá.
En mi tiempo libre me gusta pasear con mi familia por un parque e irme a  mi pueblo o al de mi marido. Desconectar a veces de la vida de la ciudad está muy bien.
Estoy en mi casa  haciendo una tarta para soplar las velitas, aunque ya no entran en ella.
También están María, Lorena, Amanda todas con sus maridos y sus hijos. Llevamos juntas desde la ESO.
Tampoco iba a faltar Manu, nuestro candidato a las elecciones y el más marchoso.
Lo que daría por volver a tener quince años, el tener la piel sin una arruga y tener el pelo sin una cana. Ahora ya tengo más de una arruga, me he empezado a teñir el pelo, pero a mi edad, ¿a quién le importa si me lo tiño o si tengo más de una arruga?
El tiempo ha hecho que me tranquilice mucho, es raro porque ahora soy muy tranquila.
¿Quién me ha visto y quién me ve?, con lo nerviosa que era yo antes. Seguramente si me viera ahora uno de mis antiguos compañeros, no me reconocería. Aun que aun me rio como antes, en eso sigo siendo igual.
Vivo en un ático, en un barrio de Madrid, es un piso muy amplio,  la decoración, bueno la he decorado a mi gusto, excepto el despacho que lo ha decorado mi marido.
La mejor parte de mi casa es una vitrina donde tengo muchas fotos mías y de mi marido, tanto de jóvenes como de ahora, también tengo alguna del colegio. Me gusta mirar las fotos y recordar buenos tiempos. Cuando viene mi vecina nos reímos mucho de las tonterías que realzábamos  de pequeñas. No sabéis quien es mi vecina, pero la conocéis. Mi vecina es Danae, hablamos hace tiempo de compartir piso pero me case y me compre la casa.
No voy a contaros como es mi casa, si queréis verla, os invito un día y ya la veis tranquilamente.
Mi vida ha cambiado mucho desde que deje el instituto, seguí estudiando e hice la carrera de empresariales y ahora llevo un restaurante, la verdad es que me va muy bien, no me puedo quejar, cumplí mi meta que era llevar un restaurante y ahora lo llevo.
Me costó llegar a donde estoy: años de estudio, amigos que se dejan atrás y amigos que siguen a mi lado.
No me arrepiento de nada de lo que he hecho, porque gracias al esfuerzo que realicé, estoy aquí, con un trabajo que me gusta, un marido y mi hijo maravilloso.

3 comentarios:

  1. Bien Irene, pero aún tienes tiempo de revisar la ortografía (pasa el corrector) y la puntuación. Pon más separaciones: comas, puntos, puntos y aparte.

    ResponderEliminar
  2. Muy mona tu pecera...¿No quieres tener una de verdad? :)

    ResponderEliminar
  3. Mucho mejor ahora, aunque aún quedan algunas faltillas.
    Me gusta mucho el tono personal que le das y las reflexiones que haces en torno a tu futuro-presente.

    NOTA 9

    ResponderEliminar